Mayte Vizcarrondo y el espíritu de Seve, protagonistas en Vallromanes

Dejaremos las explicaciones esotéricas a Íker Jiménez, pero nos apuntamos por esta vez (con las pertinentes reservas) a esa teoría que afirma que hay acontecimientos que dejan huella en determinados lugares, que impregnan el ambiente y que, incluso, llegan a afectar a personas que pasan por allí al cabo de mucho tiempo. En 1985, Seve Ballesteros se imponía de manera espectacular en el Benson & Hedges Open de España celebrado en Vallromanes y 32 años después parece que su espíritu rondaba el recorrido barcelonés y ha visitado a una de las protagonistas de la primera jornada de esta prueba del circuito femenino, Mayte Vizcarrondo.

La gaditana es colíder con la inglesa Gabriela Cowley, jugadora del LET que el año pasado ya se impuso en el torneo de este circuito celebrado en Izki, merced a los 70 golpes que han conseguido ambas. Por detrás, nueve golfistas con un impacto más entre las que se encuentran las españolas Silvia Bañón, María Palacios y Eun Jung Ji Kim, y una clasificación apretadísima en la que solo cuatro golpes separan a las 26 primeras. Vallromanes se ha defendido bien, y el viento arremolinado y la dificultad planteada por algunos greenes han igualado las fuerzas y dejado un amplio abanico de aspirantes al título.

Para Vizcarrondo esta primera vuelta del torneo ha sido una bienvenida recompensa después de una racha complicada de juego y resultados. Curiosamente, la clave la encontraba entrenando con una compañera, que le transmitía una idea sencilla y contundente.

“Llegaba sin ninguna confianza, un poco cansada después de muchos torneos malos y con cambios en el swing. Pese a que la pretemporada había sido buena, al llegar a los torneos no me salía lo que practicaba tranquilamente en casa. Ayer no tenía buenas sensaciones después del pro-am, estaba sacando todas las bolas directas hacia la izquierda, pero entrenando con Gemma Fuster me dijo: «No hay que pensar», y parece que algo hizo clic. De hecho, después de la vuelta le he dado las gracias porque me ha venido de maravilla. De pequeña, cuando creo que jugaba mejor, me ponía a la bola y solo pensaba que la quería romper, sin darle vueltas a la técnica”, explicaba al final de su vuelta.

Mayte Vizcarrondo estuvo tres años alejada del golf después de salir de la universidad de East Tennessee, trabajando en la sede de Miami de una multinacional española, y desde que retomó la actividad competitiva le cuesta encontrar las zonas altas de las clasificaciones. En lugar de toparse con los fantasmas metafóricos que hostigan a quienes se encuentran en dificultades, en la jornada del jueves parecía haber recibido la visita de un espíritu benéfico.

“He hecho 23 putts, 10 por los primeros nueve hoyos y 13 por la segunda mitad, y he recuperado desde todas partes: hoy, y salvando las distancias, he sido la reencarnación de Seve. He cogido cuatro greenes y he acabado dos abajo, haciendo doble bogey en el último hoyo después de irme al agua”, resumía Vizcarrondo, que tenía claro que el mejor plan para la jornada decisiva de esta prueba del circuito es no tener nada pensado. “No hay ningún plan para mañana: calentar bien, tirar bolas y, al salir, ponerme a la bola y pegarle sin tensarme. Siempre disfruto y no me frustro, pero a veces se hace cuesta arriba y es difícil no agobiarse. Cuando parece que estás harta del golf y tienes ganas hasta de dejarlo, te llegan estas sorpresas, que vienen bien para quitarme fantasmas de la cabeza”.

La que parece ajena a estas apariciones espectrales es la inglesa Gabriella Cowley, joven valor inglés que complementa sus participaciones en el LET, circuito donde tiene tarjeta, con las pruebas del LET Access y el circuito nacional que rellenan los huecos en el calendario y le sirven para mantenerse competitiva.

“Hoy he jugado muy bien. Solo he fallado un green, he pegado buenos golpes y, aunque no he pateado de maravilla, alguno ha entrado”, recapitulaba la inglesa, que también tenía palabras elogiosas para la sede. “Vallromanes es un gran campo en el que se puede hacer resultado, aunque ni mucho menos es fácil. Los greenes están en muy buen estado, aunque a veces las caídas no eran tan pronunciadas como parecían”.

La jornada del viernes comienza a las 8,30 de la mañana y el partido estelar, compuesto por Mayte Vizcarrondo, Gabriella Cowley y Sideri Vanova, saldrá a las 11,10 h. Todos aquellos interesados en seguir la jornada podrán hacerlo en el campo, ya que la entrada es libre, o a través del marcador en directo de la web del circuito.


Foto: Fernando Herranz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies