Desayunos Golf es Salud: La importancia de ver bien para jugar mejor al golf

La importancia de ver bien para jugar mejor al golf constituyó la idea central de la nueva jornada de los Desayunos Golf es Salud promovida por la RFEG, una mesa redonda compuesta por especialistas médicos de prestigio en la que se debate sobre los efectos beneficiosos relacionados con la salud que conlleva la práctica de este deporte.

En esta ocasión los ponentes han sido oftalmólogos de prestigio que han incidido en la necesidad de aumentar los hábitos de prevención para evitar males mayores relacionados con la vista y, en casos en los que sea necesario tratamientos más complejos, en el creciente abanico de posibilidades para mejorar un sentido muy presente en el deporte del golf, donde el rango de visión va desde las distancias cortas con el putt hasta largas distancias para seguir el vuelo de la bola con el golpe del driver.

Como es habitual, el doctor José Antonio García Donaire (ver esbozo de su currículo y del resto de intervinientes más abajo), prestigioso nefrólogo y coordinador de estas jornadas, hizo referencia al estudio elaborado por el Dr. Andrew Murray, de la Universidad de Edimburgo, que concluye entre otras muchas cosas que jugar al golf puede llegar a alargar la vida de las personas en casi cinco años.

El doctor José Antonio García Donaire recordó que “el golf es un deporte social, que gasta calorías y que es bueno para la salud mental, al margen de abarcar a jugadores con un amplísimo rango de edad. Dado que la pirámide poblacional tiende a la longevidad, es preciso incidir en el envejecimiento saludable, y el golf, en este sentido es una actividad plena”, antes de exponer que se juega al aire libre y que, por ello, los ojos están expuestos y existen ciertos riesgos, siendo preciso ver bien tanto de cerca como de lejos, lo que dio paso al debate de los oftalmólogos.

Utilización de gafas como elemento de protección indispensable

La doctora María Teresa Valbuena recomendó vivamente “como en cualquier deporte en el que interviene una bola o una pelota, siempre que sea posible, la utilización de gafas como elemento de protección, independientemente de que sirvan para corregir limitaciones visuales. Son muchos más pacientes de los que se cree los que acuden a la consulta tras haber recibido golpes cuyos efectos se habrían paliado o eliminado simplemente llevando unas gafas”.

Esa dejación generalizada forma parte de nuestra cultura, expuso el doctor Nabil Ragai: “si no hay síntoma, no vamos al oftalmólogo. En Marbella, tierra de campos de golf, donde paso consulta habitualmente, los pacientes sólo acuden cuando se quejan de que no ven dónde va la bola”.

“Es cierto –continúa el doctor Nabil Ragai– que los casos de impactos son raros, pero cuando se producen las consecuencias son devastadoras. Hay muchas cosas, sin embargo, que se pueden corregir o evitar en el relación con la agudeza visual, el campo de visión, la visión periférica, quemaduras por exposición a rayos UV, cuestiones de alergía… Unas buenas gafas polarizadas son la primera solución para un deporte con muchas horas de exposición solar”.

La doctora Mónica Lovera dotó al debate de un toque social “ya que el deporte en general y el golf en particular es un método de prevención extraordinaria para paliar los crecientes casos de miopía entre los más jóvenes, niños incluso, que pasan muchas horas delante de consolas y ordenadores. Las actividades al aire libre nos obligan a mirar de cerca y de lejos, sin que los ojos se acomoden tanto a una misma situación”.

Por su parte, la doctora Pilar Plou expuso su experiencia con deportistas de alto nivel y federaciones deportivas “para los que realizamos exámenes exhaustivos que ponen de manifiesto una curiosa dicotomía. Por un lado consideran que la visión es un asunto muy importante para ellos, pero al tiempo reconocen no se realizan exámenes visuales de manera habitual, incluso que pasan muchos años sin ir al oftalmólogo, con el riesgo que conlleva desde el punto de vista de la prevención e, incluso, tratamiento de dolencias mucho más severas”.

En esa línea, el doctor Daniel Velasco repasó las múltiples opciones para practicar el golf de manera correcta: “Es fundamental usar gafas, que deben ser un elemento de protección al margen de que, bien graduadas, ayudan al control de la miopía, de las distancias, a generar mayor contraste, a tener una correcta visión en 3D…, todo ello sin olvidar que exponer a los ojos a los rayos UV durante 5 horas que dura un partido de golf es una situación peligrosa”.

No leer bien las caídas de los greenes, no acertar con la distancia con el putt, no seguir el vuelo de la bola son cuestiones relacionadas en un altísimo porcentaje con la visión. “Muchos golfistas mejorarían sus resultados si mejorasen su visión”, concluyó el doctor Daniel Velasco, quien recomendó gafas polarizadas, de alto contraste, bien ajustadas, o bien un amplio abanico de lentes “que no deberían ser progresivas para jugar al golf, ya que no permiten medir bien las distancias”.

En su intervención, el doctor Dimitry Mirsayafov incidió en que el uso de lentillas es o no adecuado dependiendo de la especialidad deportiva, como en deportes de riesgo. “La pérdida de una lentilla puede influir muy negativamente, como en el caso de los esquiadores o ciclistas, que van a grandes velocidades. En cualquier caso, la cirugía ocular ha mejorado muchísimo y existen técnicas nuevas, terapéuticas mejor que quirúrgicas, para solucionar muchos problemas”.

La experiencia de jugar al golf en situaciones extremas relacionadas con la visión la pusieron Raúl Fernández, Marc Ollé y Alex de Miguel, tres golfistas invidentes de reconocido prestigio deportivo nacional e internacional, cuya pérdida de visión se ha producido desde casi el nacimiento o de forma progresiva e inexorable.

“Los que menos vemos somos los que más cuidamos nuestros ojos, los que más nos protegemos con gafas y gorras para evitar roces con ramas, objetos, etc, que te pueden rasgar la córnea”, resumió con enorme acierto Raúl Fernández antes de que Marc Ollé resaltase los grandes beneficios sociales que aporta el golf a las personas con deficiencias graves de visión.

“En mi caso he ido perdiendo vista de forma progresiva y el golf apareció entonces en mi vida para volver a sentirse útil. Es una actividad muy recomendable, que además no hay que adaptar, ya que no nos cambian ni las reglas ni los campos. Sólo llevamos a alguien que nos sirva de ojo, pero a nivel psicológico es lo mejor de lo mejor”, relata Marc Ollé, una experiencia distinta a la de Alex de Miguel, que perdió la vista hace sólo cuatro años.

“En mi caso yo aprendí a jugar al golf viendo, por lo que tengo conceptos ya interiorizados. Tengo glaucoma de nacimiento, pero no me lo detectaron hasta los 8-9 años, de casualidad, cuando ya tenía el nervio destrozado”, relata antes de aseverar, como sus compañeros, que el golf es una actividad que le llena plenamente.

Oftalmología, la octava especialidad que participan en los Desayunos Golf es Salud

La oftalmología, parte de la medicina que estudia las enfermedades de ojo y su tratamiento, incluyendo el globo ocular, su musculatura, el sistema lagrimal y los párpados, es la octava especialidad que participan en estos Desayunos Golf es Salud. Anteriormente han aportado sus conocimientos y experiencias reputados médicos relacionados con la cardiología, traumatología, dermatología, pediatría, neurología y ginecología, donde en todos los casos la conclusión fue siempre la misma: por sus beneficios para la salud, conviene prescribir golf. 

INTERVINIENTES

Dr. José Antonio García Donaire, nefrólogo. Especialista europeo en Hipertensión y Presidente de la Asociación Española de Hipertensión Arterial.

Dra. Mónica Lovera Rivas, Oftalmóloga en Doctor Lens Madrid.

Dr. Nabil Ragai KamelJefe de Servicio de Oftalmología del Hospital Quirónsalud Marbella, Málaga y Jefe de Servicio de Oftalmología, Hospital Quirónsalud San José, Madrid, España.

Dra. Pilar Plou, Neuro Optometrista y especialista en Visión deportiva del Centro de Optometría Internacional.

Dr. Daniel Velasco, especialista en Visión Deportiva del Centro de Optometría Internacional.

Dra, María Teresa Valbuena Hernándezjefa de servicio de oftalmología de la Clínica Cemtro.

Dr. Dimitry Mirsayafov, Director de Doctor Lens Madrid y Miembro de la Junta directiva de la Academia Europea de Ortoqueratología y control de miopía.

Raúl Fernández, Marc Ollé y Alex de Miguel, jugadores de golf adaptado (invidentes).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies