El Real Club Valderrama se prepara para coronar a un campeón inédito

Laurie Canter, líder del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters (foto: Real Club Valderrama)

Colorida y multinacional clasificación la del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters, encabezada por el inglés Laurie Canter con -7 en el acumulado y con Sebastián García Rodríguez como mejor español compartiendo una concurrida décima plaza. Hasta diez países están representados entre los quince mejores de un torneo que coronará a nuevo campeón en el Real Club Valderrama.

Con el viento dando cierta tregua, un puñado de golfistas lograron encontrar la clave, al menos temporal, del recorrido de Sotogrande, encabezados por un Canter que sumó un 67 a su 65 de ayer para despegarse de su compatriota Matt Fitzpatrick, jugador Ryder y único representante del a priori partido estelar del campeonato que sigue con opciones de victoria después de la marcha de Jon Rahm y el descenso de Rafa Cabrera Bello.

El inglés, además, es el único jugador de los ocho primeros que aún no se ha diplomado en el European Tour con una victoria, y se enfrentará en la jornada decisiva a la exigencia del recorrido de Valderrama y a la pujanza de sus rivales. Para ello, necesitará un arma imprescindible: la calma.

“Me cuesta estar tan calmado, aunque me esfuerzo por mantenerme todo lo equilibrado que puedo. Ayuda en un campo así. A veces tiramos el resultado por la ventana y es por lo que sentimos. El campo plantea diferentes desafíos y no puedes obsesionarte si te van mal las cosas”, explicaba Canter al final de su vuelta.

El ganador de la Copa de S. M. el Rey de 2011 tendrá que vérselas con un contingente variopinto liderado por su compatriota Matt Fitzpatrick, a tres golpes de Canter, y por el estadounidense David Lipsky, autor de un espectacular 64. Por detrás, en la cuarta plaza, el austriaco Bernd Wiesberger, otra estrella Ryder, el australiano Min Woo Lee, ganador del último Open de Escocia, el italiano Renato Paratore, el francés Romain Langasque, también ganador de la Copa del Rey y el sueco Sebastian Soderberg.

Toman la alternativa como principales bazas españolas el madrileño Sebastián García Rodríguez (al par del campo), que ya la semana pasada tuvo un comienzo estelar en el Acciona Open de España, y el malagueño Alejandro Cañizares con +1, seguidos por Pablo Larrazábal y Rafa Cabrera Bello con +2.

“Siempre me ha gustado este campo porque es agradecido. Si le pegas bien a la pelota, te va a responder y a los hechos me remito, ya que llevo tres días pegándoles muy bien”, explicaba García Rodríguez. “El putt ha sido mi mejor arma hoy, pero en Valderrama necesitas los catorce palos”. 

En cualquier caso, el Real Club Valderrama volverá a ejercer de inevitable criba en la jornada final de un Estrella Damm N.A. Andalucía Masters que ha contado con una notabilísima asistencia de público pese a no contar desde el viernes con su principal estrella y referencia, el número uno del mundo Jon Rahm.



DENTRO DE LAS CUERDAS

Espectáculo en Valderrama
La tercera jornada del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters ha regalado momentos espectaculares a los miles de aficionados que han seguido el torneo, a pie de calle, en el mítico campo sanroqueño.

Uno de ellos ha sido el eagle del austriaco Bernd Wiesberger en el hoyo 1, un par 4 de 365 metros que ha completado en dos golpes. El jugador del equipo europeo de la Ryder Cup ha dejado el golpe de salida a unos 90 metros de la bandera y ha conseguido embocar con el wedge.

Valderrama y la visera de Robert Rock: una conexión única
Robert Rock es uno de los pocos jugadores del mundo que juega sin gorra ni visera, algo que ha generado muchos comentarios durante toda su carrera. No lo hace por falta de marcas interesadas y es sabido que llegó a rechazar ofertas que rondaban los 150.000 $ anuales cuando estaba entre los 60 mejores del mundo. Su decisión es una cuestión de comodidad: “Tengo mucho pelo y es bastante denso, y las gorras me dan calor y me hacen estar incómodo”, declaraba hace unos años.

Pero eso ha cambiado hoy, cuando se ha presentado en el tee del 1 con una visera que lucía el logo del Real Club Valderrama, en deferencia a un campo que le encanta y en el que se siente siempre muy a gusto. Un gesto que honra al jugador inglés, que, entre otras razones, está familiarizado con Valderrama por ser entrenador de Alejandro Cañizares, socio del club.

Sebastián García Rodríguez quiere salvar la tarjeta en un campo que le encanta
Esta semana, el jugador madrileño está firmando uno de sus mejores torneos en lo que va de 2021. Llegó a Valderrama con el objetivo de ganar, pero en caso de no ser posible, al menos asegurar sus derechos de juego de cara a 2022, algo que no tiene lejos pero para lo que aún necesita un buen arreón en estos torneos finales.

Actualmente ocupa el puesto 136º en la Race to Dubai, y se espera que el corte a final de temporada ronde el 122º puesto. De terminar así el torneo, subiría al puesto 125, con lo que estaría muy cerca del objetivo.

La situación ideal para García sería conseguir un top 5 en Valderrama, algo que le dejaría ya con la tarjeta en el bolsillo y le permitiría disfrutar de su primer torneo en el PGA Tour (se clasificó para Mayakoba) sin ninguna preocupación de cara a 2022.

No sería el primer madrileño en lograr ese objetivo en Valderrama, algo que ya logró Gonzalo Fernández-Castaño en 2018, precisamente con un quinto puesto.

Día de sol y birdies
El buen tiempo y, sobre todo, la tregua que ha dado el viento en Valderrama han propiciado unos resultados bastante más bajos de los habituales en este torneo como bien refleja la estadística de golpes. En la primera jornada el campo se jugó en una media de 74,3 golpes, el viernes en 73,4 y hoy ha bajado hasta los 71,7 golpes. Un total de 21 jugadores han completado el recorrido bajo par.

La vuelta más baja del día la ha protagonizado el estadounidense David Lipsky con 64 golpes con un bogey y ocho birdies para siete bajo par. Curiosamente, anoche decidió cambiar de putt, algo que nunca había hecho en mitad de un torneo. 

“Envié unos vídeos a mi entrenador, me dio algunos consejos y, como había traído dos putters, decidí cambiarlo. Necesitaba hacer algo porque los últimos dos días habían sido horribles en los greens”, comentó. Sin duda, un cambio afortunado.

El siete bajo par de Lipsky se queda a dos golpes del récord del campo, que permanece a buen recaudo en manos de Bernhard Langer. El alemán hizo una vuelta de 62 golpes en el Volvo Masters de 1994, justo el día en el que Miguel Ángel Jiménez logró su célebre albatros en el hoyo 17.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies