España, un ciclón para convertirse en cabeza de serie en el Europeo Absoluto Masculino por Equipos

A golpe de birdies, incluso de eagles, que se registraron tres de increíble ejecución, el equipo español protagonizó una espectacular reacción para convertirse en cabeza de serie en el Campeonato de Europa Absoluto Masculino por Equipos, que se celebra en PGA Catalunya Golf & Wellness.

El célebre recorrido gerundense, perfectamente presentado para la ocasión, asistió a la enrabietada resurrección de un equipo que tardó 18 hoyos en tomarle el pulso a la competición. Casi en solitario durante la primera jornada clasificatoria, arropado por la totalidad de sus compañeros en la segunda, Eugenio López-Chacarra volvió a coger el timón de mando para crear una senda victoriosa que posteriormente siguieron todos los demás.

Sesenta y seis golpes en la primera vuelta, 67 en la segunda, 9 bajo par, el incontenible juego del madrileño le llevó a distinguirse como el golfista más inspirado del torneo en la fase clasificatoria, un premio honorífico individual que conllevó otro muy superior: el primer puesto de España en esta fase previa gracias al esfuerzo y acierto de todos.

El primero en salir, como en la primera jornada, Eugenio López-Chacarra sólo anotó bogey en el hoyo 13, una acción anecdótica en el marco de una actuación machaconamente contundente plasmada mediante seis birdies.

Por detrás, asimismo envalentonado por las noticias que le llegaban desde ese partido estelar, Joel Moscatel se afanaba en replicar esa sobresaliente vuelta, un reto que rozó con la punta de los dedos al inscribir 4 bajo par en su cuenta particular, lo que catapultó al equipo español hasta las alturas.

Luego, imbuidos en auténtica efervescencia victoriosa, llegaron más resultados positivos en forma de vueltas bajo par, caso de Luis Masaveu, que se permitió el lujo de inscribir un espectacular eagle en su tarjeta, un explosivo resultado que también rubricó Álvaro Mueller-Baumgart en una vuelta más complicada que acabó con 73, la tarjeta en esta ocasión descartada.

La regularidad de Álvaro Hernández, con dos vueltas al par, dejó paso a la gran traca final protagonizada por David Puig, integrante del último partido del día. El barcelonés, excelso, se convirtió en un ciclón arrasador que asentó definitivamente a España en la primera plaza de la fase clasificatoria.

Acumulando birdies a velocidad de vértigo e incluso un eagle en su tarjeta, en su caso en el hoyo 15, David Puig deslumbró a todos los presentes con una ronda de 65 (6 bajo par, la mejor del segundo día, a base de golpes maravillosos de todas las facturas, la mejor forma posible de cerrar el círculo victorioso, ese que comenzó el día con un 66 de Eugenio López-Chacarra y que terminó, aún mejor si cabe, David Puig con 65, aviso para navegantes para Austria, el rival español en cuartos de final.

Sistema de competición

El formato de competición establece dos jornadas stroke play (juego por golpes) que determinan una clasificación antes de disputar las diversas eliminatorias por el título. Es condición indispensable ocupar una de las ocho primeras plazas en la fase previa para optar al título en juego.

Trece países en pos del título

Al margen de España como país anfitrión, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Islandia, Irlanda, Italia, Holanda, Portugal, Suecia y Suiza aspiran a realizar el mejor papel posible a lo largo de las cinco jornadas de competición.

Integrante del conjunto español

El canario Álvaro Hernández, los catalanes David Puig y Joel Moscatel, los madrileños Eugenio López-Chacarra y Luis Masaveu y el malagueño Álvaro Mueller-Baumgart conforman el equipo español, que se completa con José Miguel Sagnier, capitán; Salvador Luna, entrenador; y Pablo Fisas, delegado.

Supremacía del golf británico en este torneo

El conjunto español acude al célebre recorrido gerundense -sede entre otros torneos importantes de tres Open de España- con la intención de repetir actuaciones tan brillantes como en las ediciones de 1997, 2003, 2014 y 2017, saldadas en todos los casos con la medalla de oro colgada al cuello.

Estos cuatro títulos de campeona de Europa -al margen de una medalla de plata conseguida en la edición de 1983- convierten a España en una de las referencias de esta competición, a cierta distancia de las naciones tradicionalmente dominadoras de este torneo, las británicas, ausentes en esta ocasión a causa de las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus.

Inglaterra, con once triunfos, es el país más laureado en la historia de esta competición seguido de Escocia, que acumula ocho triunfos. Irlanda, con seis victorias, sigue en un listado que completan España -con los citados cuatro entorchados-, Suecia (3), Alemania, Finlandia, Francia, Italia y Gales, todos ellos con un título en su poder.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies