Rafa Cabrera Bello se hace con el Open de España tras desempatar con Adri Arnaus

El ACCIONA Open de España presented by Madrid se tiñó de intenso color español gracias al triunfo de Rafael Cabrera-Bello y al segundo puesto de Adri Arnaus, protagonistas estelares de una última jornada de competición donde la intensidad del juego, las alternativas en el marcador y la incondicional entrega de los miles de aficionados presentes en el CC Villa de Madrid conformaron una resolución para el recuerdo.

Todo, de una forma u otra, se fue ensamblando para construir un desenlace memorable, con un seguimiento por parte de los aficionados impresionante que se trasladó de las calles y los greenes del magnífico recorrido madrileño a las pantallas de televisión, con audiencias sensacionales en las cadenas que acertadamente lo han retransmitido y que han puesto de manifiesto que, gracias a Rafael Cabrera-Bello, Adri Arnaus, Jon Rahm y Cía., el golf es un espectáculo de masas que despierta un enorme interés en el conjunto de la sociedad española.

En el fragor de esta intensa batalla, el mayor beneficiado, en base a su acumulación de aciertos, fue Rafael Cabrera-Bello, el más sereno en una ronda final taquicárdica que tuvo de todo a lo largo de 18 hoyos simplemente apasionantes y que precisó de un espectacular playoff de desempate para determinar su desenlace.

Líder a primera hora de la mañana, la solidez de Rafael Cabrera-Bello en el hoyo 1, con dos golpes de ventaja sobre sus más inmediatos perseguidores, se desmoronó sin embargo de un plumazo a las primeras de cambio, segundo golpe a bunker después de una sólida salida a calle que desembocó en un calvario penalizado con doble bogey.

La renta, en un suspiro, se transformó en empate, una circunstancia nueva de la que intentaron aprovecharse hasta diez jugadores, sí, una decena de golfistas con posibilidad de triunfo, la mayoría de procedencia extranjera, que introdujeron a la recta final del torneo en un ámbito con infinidad de resoluciones. 

Rafael Cabrera-Bello y Adri Arnaus -que comenzó segundo, integrante asimismo del partido estelar- formaban parte de esas combinaciones ganadoras que no acababan de definirse porque nadie, curioso, daba el paso al frente mediante acciones de birdie culminadas en los hoyos intermedios.

La tensión y la emoción crecientes, producto de esta indefinición con el éxito, se rompió sin embargo bien entrada la segunda vuelta, generando tensiones adicionales que redundaron en un espectáculo memorable.

Adriá Arnaus fue el primero en tomar una patente iniciativa. El barcelonés, siempre presente en las papeletas ganadoras en base a un juego hiperconvincente, dotó de brillo a su vuelta mediante dos eagles en el 7 y en el 14 que compensaron con creces dificultades anteriores.

Rafael Cabrera-Bello, por su parte, neutralizó bravamente su doble fallo inicial mediante tres birdies consecutivos entre el 13 y el 15 que le enviaron de nuevo a la parte más alta de la clasificación ocupada brevemente por Adriá Arnaus. El torneo se movía con código rojigualdo, dominio español de connotaciones crecientes que se hizo realmente efectivo a partir del hoyo 15. 

Por detrás, las opciones extranjeras, protagonizadas fundamentalmente por el escocés Grant Forrest, el indio Shubhankar Sharma y el francés Julien Guerrier, fueron muriendo por falta de propuestas verdaderamente exitosas, lo que redujo el desenlace del apasionante ACCIONA Open de España presented by Madrid a un mano a mano estelar entre Rafael Cabrera-Bello y Adri Arnaus, empatados con 19 bajo par y dos de ventaja sobre sus más inmediatos rivales a falta de tres hoyos para la conclusión.

Restaba, en la práctica conocer el nombre del ganador, en cualquier caso español, decantarse por Rafa o por Adri, complicadísima elección en el corazón de los miles de aficionados a la que dieron respuesta ellos mismos mediante una recta final para el ensueño.

Fueron tres hoyos de infarto, de opciones diversas de todo tipo, de mínimos detalles que desembocaron en el hoyo 18, donde ninguno de ellos, a la primera, fue capaz de desembarazarse de la férrea igualdad que les mantenía encadenados desde hoyos atrás. Fue por ello  en el hoyo de desempate, cuando la propuesta de Rafael Cabrera-Bello mediante un segundo golpe sensacional dejó la bola a apenas un par de metros del hoyo, cuando la balanza se desequilibró del lado canario.

Fue el triunfo de la brillantez, el triunfo de la contumacia, de la persecución de un objetivo, de ese triunfo en el Open de España que persigue desde que acumulara todos los Campeonatos de España de categoría benjamín a junior.

ALREDEDOR DEL OPEN

Un palmarés en crecimiento

Dos triunfos en el Challenge Tour –Man No Open Challege en 2006 y Challenge de Suiza en 2008– al margen de otros tres en el Circuito Europeo –Open de Austria en 2009, Omega Dubai Dessert Classic en 2012 y Open de Escocia en 2017– antes de contribuir a la victoria del equipo europeo en la Eurasia Cup de 2018, constituían hasta el momento el currículo deportivo de Rafael Cabrera-Bello en los principales circuitos profesionales europeos antes de esta victoria de prestigio en el ACCIONA Open de España. Mención especial merece su listado de triunfo en su brillante etapa amateur, cuando acumuló los títulos de campeón de España benjamín, alevín, infantil, cadete y junior antes de acceder al profesionalismo.

“Este título llega en mi peor momento en una década”

Rafael Cabrera liberó toda la tensión de una jornada maratoniana una vez embocado ese magnífico putt ganador en el primer hoyo de play off. Apenas sí pudo contener las lágrimas al referirse a su familia –“nadie me ha seguido tantos hoyos en mi carrera como mi padre, y nadie ha puesto tantas velas por mí como mi madre”- tras un triunfo especial. Más especial de lo que se podría pensar, de hecho: “llega en mi peor momento en la última década”, decía recordando una temporada especialmente complicada.

Adri Arnaus, por su parte, recuperó el rictus apenas cinco minutos después de finalizar el play off. Después de liberar tensiones, el barcelonés admitió que esta ha sido “una muy buena semana”. Tal y como señaló su hoy ‘verdugo’ Rafael Cabrera, su primer triunfo en el Tour está a la vuelta de la esquina.

Jon Rahm: “Ha faltado sólo Manolo el del Bombo”

Semana inolvidable para Jon Rahm en Madrid. Su decimoséptimo puesto es casi una anécdota en unos días en los que ha visto de cerca lo que significa para el golf en España. Cientos de personas han ido siguiendo sus cuatro partidas. “Salvo Manolo el del Bombo, creo que he visto de todo”, decía divertido el golfista vasco, al que le hubiera gustado terminar algo mejor para dedicárselo al respetable.

Ambiente al margen, Jon Rahm direccionó su última vuelta y aseguró que “nunca había dejado tantos putts bien tirados a un palmo del hoyo”. “Si hubiese hecho birdies desde el principio… pero cuando ves que Rafa y Adri se ponen en -16 ya notas que es casi imposible. Por suerte, en golf siempre hay una revancha”, comentó en referencia a Valderrama.

El golf, lo más seguido en Teledeporte

Lo dicen las audiencias. Este ACCIONA Open de España presented by Madrid congregó en la jornada del sábado una media de 78.000 espectadores y registró picos de ¡848.00! Fue el espacio más seguido del canal en un día de mucha competición deportiva. Este dato supone un espaldarazo a nuestro deporte y es reflejo de la enorme expectación que levantan los golfistas españoles, con el fenómeno Rahm en punta. 

En la última jornada, por decisiva, seguro que nos hemos juntado aún más.   

APUNTES DE LA HISTORIA DEL OPEN

Dos amateurs que superaron a los profesionales

En el palmarés del Open de España destaca asimismo la presencia de dos jugadores amateurs, los únicos que han conseguido ganar desde su inicio en 1912. Se trata de Mario González, que ganó en 1947, y el Conde de Lamaze, que lo hizo en 1955.

Resultado ganador más bajo y más alto, corte más bajo y más alto

Cifra récord es también la del resultado ganador más bajo, 266 golpes (-22), firmados por Kenneth Ferrie (campeón en desempate), Peter Hedblom y Peter Lawrie en 2003, igualado en 2019 por la sensacional actuación de Jon Rahm que le llevó en volandas a su segundo triunfo consecutivo en un Open de España. Por el contrario, el acumulado más alto se produjo en 1972, cuando Antonio Garrido venció en desempate a Valentín Barrios tras finalizar ambos igualados a 293 golpes (+1).

Por último, el corte más bajo tuvo lugar en la edición de 2003, con 138 golpes (-6), mientras que el más alto se produjo en 1987 con 153 (+9). Tan solo el ganador del torneo ese año, Nick Faldo 286 (-2), consiguió terminar bajo par al final de las cuatro vueltas en el RC Las Brisas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies